Estrategia de inversión

España ocupa una posición de liderazgo internacional en el sector de las energías renovables, y ha registrado un fuerte crecimiento y desarrollo tecnológico en los últimos 15 años.

Por tecnologías, la eólica es la que ha experimentado un mayor desarrollo. España cuenta con una potencia instalada de 23.000 MW y representa el 21% de la producción eléctrica agregada. Además se ha generado una industria auxiliar muy potente, contando con algunos de los principales fabricantes de turbinas a nivel internacional, y con empresas explotadoras líderes.

Por su parte, la mini hidráulica es una tecnología muy madura, con un crecimiento vegetativo, pero con una industria especializada y tecnológicamente muy avanzada.

Los continuos cambios regulatorios de los últimos años han ido recortando la retribución de las energías renovables en España. Una profunda reforma se ha producido en 2013, con la publicación del RD 9/2013, de 12 de julio, por el que se adoptan medidas urgentes para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico. Este Real Decreto ha iniciado un extenso desarrollo legislativo que incluye una nueva Ley del Sector Eléctrico (Ley 24/2013, de 26 de diciembre), un nuevo Real Decreto de Renovables (Real Decreto 413/2014, de 6 de junio, por el que se regula la actividad de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos) y finalmente una Orden Ministerial (Orden IET/1045/2014, de 16 de junio, por la que se aprueban los parámetros retributivos de las instalaciones tipo aplicables a determinadas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de fuentes de energía renovables, cogeneración y residuos).

Este nuevo marco, ha eliminado el Régimen Especial (el que aplicaba hasta entonces a las energías renovables) y ha establecido que todas las nuevas plantas vendan su energía al mercado, sin ninguna retribución adicional.

Para las plantas existentes establece una metodología de cálculo en base a garantizarles, durante su vida útil regulatoria, y en base a tipologías de planta estándar, una rentabilidad de los activos, antes de impuestos, de 300 puntos básicos por encima del bono del Tesoro español a 10 años, lo que arroja para un primer periodo regulatorio, que comprende de 2014 a 2019, una rentabilidad del 7,5%

Como consecuencia, las primas a las renovables se han reducido en un 15% y se ha atajado la creación de Déficit de tarifa, cuyo saldo se va a ir amortizando durante los próximos 15 años con cargo a la tarifa. Una vez solucionado este problema estructural de sector eléctrico, no son de esperar cambio significativos a futuro en la remuneración de las renovables, y se ha disipado en gran medida la incertidumbre regulatoria. Este hecho ha reactivado el mercado de transacciones, y ha desbloqueado un gran número de operaciones que no habían podido cerrarse debido a esta circunstancia.

La estrategia de Siroco Capital consiste en aprovechar las oportunidades que ofrece la nueva estabilidad regulatoria, buscando inversiones en plantas eólicas y mini hidráulicas a unas rentabilidades atractivas. El objetivo es centrarse en plantas en explotación, minimizando los riesgos de promoción y construcción.

Siroco Capital S.C.R, S.A - 2015© Todos los derechos reservados